199 recetas infalibles para expresarse bien

Una reflexión sobre curiosidades de l. a. lengua o fenómenos lingüísticos, organizada a partir de casos concretos que permiten ampliar el comentario a otras expresiones o palabras.

Las líneas de reflexión serían:

• l. a. relación entre norma y uso (atendiendo especialmente a usos que resultan genuinos aunque l. a. norma no los contemple),
• l. a. distorsión provocada por el permanente contacto con el inglés,
• los errores más frecuentes al escribir en papel y en soporte electronic (siglas, símbolos, puntos suspensivos, etc.), y
• las variedades geográficas (desde geosinónimos, hasta uso de preposiciones)

Un libro del colectivo “Palabras mayores”

Show description

Read or Download Palabras Mayores. 199 Recetas Infalibles Para Expresarse Bien (Vox - Lengua Española - Manuales Prácticos) PDF

Best Anthology books

Gold: The Final Science Fiction Collection

Gold is the ultimate and crowning fulfillment of the fifty-year profession of technological know-how fiction's transcendent genius, the world-famous writer who outlined the sphere of technology fiction for its practitioners, its hundreds of thousands of readers, and the realm at huge. the 1st part comprises tales that variety from the funny to the profound, on the center of that's the name tale, "Gold," a relocating and revealing drama a couple of author who gambles every thing on an opportunity at immortality: a bet Asimov himself made -- and gained.

Miss Marple: The Complete Short Stories: A Miss Marple Collection (Miss Marple Mysteries)

The Queen of poser has come to Harper Collins! Agatha Christie, the stated mistress of suspense—creator of indomitable sleuth omit Marple, meticulous Belgian detective Hercule Poirot, and such a lot of different unforgettable characters—brings her whole oeuvre of inventive whodunits, locked room mysteries, and difficult puzzles to Harper Paperbacks.

New Worlds: An Introduction to College Reading

Attach analyzing presents a personalised studying plan for every pupil, regularly constructed and sophisticated as scholars in attaining mastery.  each one pupil plan is created via an individualized diagnostic that evaluates talents from 7th-grade point via college-readiness, for second-language newcomers, overseas scholars, grownup scholars, and standard high-schoolers.

The Best of the Best, Volume 2: 20 Years of the Best Short Science Fiction Novels

For greater than 20 years The Year's most sensible technology Fiction has been well-known because the top choice of brief technological know-how fiction writing within the universe and an important source for each technology fiction fan. In 2005 the unique better of the easiest gathered the best brief tales from that sequence and have become a benchmark within the SF box.

Additional resources for Palabras Mayores. 199 Recetas Infalibles Para Expresarse Bien (Vox - Lengua Española - Manuales Prácticos)

Show sample text content

Tomás trata de volver. —¿Señor? Volver y dejar a su hija bailando. —¿Señor? Y ve que quien le habla es los angeles gordita del clarinete, los angeles que está de rodillas sobre el piso del quiosco extendiéndole, por entre l. a. reja del barandal, el clavel que traía entre el cabello a Gabriela. Y los angeles niña se para de puntitas y se estira para alcanzarlo pero le falta como medio metro. Entonces Tomás da unos pasos para acercarse y levantar a los angeles niña. Ella toma los angeles flor entre sus manos. cube: �Canción, otra». —Sí, ahorita vamos a tocar otra. —Muchas gracias, nomás que nosotros ya nos vamos. —No, no, no. No vamos. No, no, no. l. a. nena se arremolina. Blande el clavel de un lado al otro. Intenta zafarse. —No vamos, tata, no vamos. Tata Tomás mira el rostro de l. a. gordita, luego los del guardia y su esposa. Mira a su nieta. —Está bien, chamaca—dice mientras los angeles vuelve a bajar al piso—, pero una canción más y ya nos vamos a l. a. casa. Fueron varias. Fue el bailar de los angeles niña una y otra vez hasta que se acabó l. a. música de a de veras y el director dio las gracias y las buenas noches a toda los angeles concurrencia. Y el guardia de banco dijo que sí, que period mejor terminar temprano porque ya ve cómo está l. a. cosa: están agarrando a quien sea. Gabriela lloró de todos modos cuando vio que aventarles besos a los músicos no fue suficiente para que se quedaran. Tomás le puso su suéter, l. a. cargó. Y los angeles nena se quedó dormida aún antes de llegar a l. a. parada del autobús, acurrucada sobre los angeles bolsa de algodón y el clavel despanzurrado. Por los angeles noche, Tomás bebe un té de tila y llora por dos horas. Reza. �Justificados en los angeles fe tenemos paz. » Luego sueña con ejércitos que llegan como nubes a cubrirlo todo. Y amanece. Tomás le cambia los pañales. l. a. viste. los angeles peina con dos coletas. Decidió no bañarla —ni bañarse— porque los angeles nena despertó con un poco de moquito. Le da de desayunar unos tacos de frijoles mientras mira el reloj en su celular a cada rato: �Apúrese a comer, chamaca, que ya nos tenemos que ir». Pero los angeles niña rehusa, pregunta por su madre. —Mamá está en el trabajo, chamaca. —¿Mamá trabaja, tata? —Sí —responde mientras prepara los angeles mochila con pañales, toallitas, mamilas, cambio de ropa y demás enseres que ha ido descubriendo que son indispensables. —Acábese su tortilla, ándele. —No no no. Mamá no trabaja, tata. No trabaja. Tata Tomás l. a. carga, está cansado. Intenta darle un poco más de comer pero no lo consigue. Le limpia el moquito con el dedo y lo embarra bajo los angeles casaca del uniforme. Lo que sí logra es darle el gotero de las vitaminas y él también toma las suyas que había olvidado por los angeles noche. Luego va con l. a. niña en brazos y toma los angeles mochila, se mira en el espejo antes de salir: los angeles barba maltrecha que no ha podido rasurarse más de una vez desde que desapareció su hija, las ojeras. Y salen. Pero antes de media cuadra los angeles niña comienza a llorar pidiendo su nube. Así que vuelven a toda prisa y tata Tomás saca l. a. bolsa de algodón de los angeles cuna. —¿Ahora sí ya nos vamos, chamaca? —Sí. Chamaca camina. —Cuál camina ni que ocho cuartos, si ya vamos tardísimo. Al llegar a l. a. farmacia saludan a Brayan Ezequiel y, como no hay gente, el tata deja que l. a. niña se vaya a deambular por los pasillos mientras él acomoda los cartones detrás de l. a. caja registradora y saca de una gaveta el gato de peluche y los trastecitos.

Rated 4.86 of 5 – based on 35 votes